YOMU son iniciales que viene de las palabras Yoga Music. Combina YOGA + MÚSICA, pero también nace del japonés que significa leer e interpretar. Es una nueva manera de leer e interpretar la vida, la educación, los niños…donde su cuerpo, el ritmo del corazón, cada latido…son aliados…

YOMU es un sistema educativo integral basado en valores que fusiona Mindfulness en movimiento, neurociencia, educación emocional, anatomía, respiración y música…

En éste contexto, Ser por Mi propuso un taller de YOMU para niños entre 3 y 8 años y sus padres, a cargo de Graciela Meregalli. Porque creemos que la mejor manera de acompañar a nuestros hijos en su crecimiento es 👉Disfrutando💕

¿En qué consiste el taller?

Éste taller brinda un espacio de aprendizaje para favorecer a una mayor calma, mejores relaciones, autocontrol y manejo de pensamientos negativos.

¿Cómo?

Yomu despierta el interés de los niños esencialmente con la música, la meditación, juegos de imaginación y actos de creatividad, y otras actividades que resulten divertidas.

Además, crea momentos mágicos e inolvidables que, por la sensibilidad y espontaneidad que tienen, enseguida abrirán sus sentidos y se beneficiarán de estas experiencias aún más que los adultos.

¿Cuáles son los beneficios de éste taller?

  • Tener una comunicación con los demás más afectiva y efectiva.
  • Reforzar las capacidades de aprendizaje.
  • Ayudar a la resolución de conflictos sin violencia.
  • Saber reconocer y manejar las emociones y sentimientos.
  • Generar bondad y empatía.
  • Establecer fácilmente las relaciones interpersonales.
  • Ayudar a tomar las decisiones propias.
  • Estimular el pensamiento creativo.
  • y en definitiva conocerse un poco mejor a sí mismos y a su entorno.

¿Cuál es el aprendizaje para la vida en éstos niños?

  • Meditar. Hay varias formas y tipos de meditación: sentados, caminando, acostados, en movimiento creativo, sin y con atención a la respiración, guiadas por voz, música, con y sin estímulo visual, etc.
  • Aprender a estar en el presente.
  • Desarrollar la intuición.
  • Mejorar la memoria y concentración.
  • Frenar la mente y descubrir el valor del silencio.
  • Aumentar la sensibilidad.
  • Hacer surgir cualidades como el amor, la compasión, la solidaridad, el compromiso, la aceptación, el respeto, la gratitud, etc.
  • Conectar con la fuerza y el poder personal.
  • Conseguir el bienestar.
  • Controlar la ansiedad y mejorar el sistema inmunológico.
  • Adquirir un tono muscular más distendido.

Recordemos: Los niños vienen a enseñarnos, no es al revés. Los niños son pequeños grandes Maestros.✨☀🌈🦋

Un abrazo, Lau