Soltar nos hace llorar, pero aferrarnos con fuerza duele más. Por esta razón, en este post, hablaremos que, en la vida, necesitamos cerrar etapas y confiar en un nuevo resurgir. La clave es soltar para crecer y contar con la satisfacción de haberlo logrado.

Por lo general asociamos soltar con perder, y no vemos el gran lugar que hacemos para cosas nuevas. ¡Qué mágico es tener la capacidad de darnos cuenta cuándo es el momento de soltar porque aquello que sostenemos es sostenido con fuerza! ⁣

Y esta fuerza, no implica que sea algo referido a la violencia. Forzado es todo lo contrario a cuando las cosas se dan de manera natural, fluida, cómoda, en una sincronía perfecta.⁣

Y en este sentido, justo ayer conversando con una sabia mujer le decía que «me encanta el momento que estamos viviendo con mi pareja, pues siento que somos un engranaje perfecto, se van dando las cosas tal como las necesitamos, naturalmente». ⁣

Y me recordó el concepto de COHERENCIA. ⁣

Cuando actuamos en coherencia, la vida fluye y nuestro camino se va haciendo en sintonía con él.⁣

Como dice Serrat en su tema «Caminante no hay camino se hace camino al andar” ✨💕🤗⁣

👉ESTAR EN COHERENCIA significa que mis acciones se encuentran alineadas con lo que siente mi corazón y con lo que dice mi mente. Y esto trae paz y salud a mi vida.⁣

Todas las persona estamos aquí, en ésta vida, para recorrer un camino. Para vivir experiencias, tropezar, caer, levantarnos, fortalecernos, capitalizar la experiencia en aprendizaje, y volver a empezar pero es un CAMINO PROPIO, es intransferible, nadie puede caminarlo por uno, y tampoco podemos caminar el de otros.⁣

El Universo nos pondrá a prueba permanentemente. Se nos presenta problemas (que a mi me gusta más la palabra DESAFÍOS, como es el caso de las pérdidas, las enfermedades, los accidentes, los miedos, etc.) que vienen a ver cuánto hemos aprendido en el camino, si nos volteamos y miramos para atrás. ⁣

Estarán siempre. Y, por más que sea incomprensible para nuestra mente, no son enemigos. Porque, si los aceptamos y aprendemos a gestionar, son poderosos para nuestra evolución personal 🙌⁣

👉RECORRER MI CAMINO PROPIO significa ESTAR en amor, paz y felicidad.

El Amor, la Paz y la Felicidad son principios (o virtudes) inmutables en el Ser Humano. Si hay algo que me quita de ahí, debo cuestionarme, ¿qué tengo que aprender?

Y aquí es tan importante recordar-nos que es AMOR cuando doy lo mejor incondicionalmente, PAZ cuando acepto y confÍo, y FELICIDAD cuando asumo y respeto el destino. 

 

Cerrar etapas, confiar en un nuevo resurgir

Decir adiós es CRECER. Soltamos y nace un nuevo YO.

A mi entender, “decir adiós” es una de las “cuentas pendientes” que tenemos los seres humanos en el camino de evolución personal. También, es importante mencionar los siguientes “porotos” :

  • sanar nuestro niño herido
  • elevar el autoestima
  • ser compasivos, conmigo y con el otro (empatía)
  • eliminar el “anticipador de desgracias”, que llevamos dentro. 

El “anticipador de desgracias” es un concepto que menciona Pilar Sordo en su libro «Bienvenido Dolor». Y acá hago un paréntesis cortito.

Se trata de un mecanismo automático de una persona que, con criterio “realista y no pesimista” tratará de “bajar del avión” a otra para que deje de estar contenta, debilitar su voluntad y esfuerzo. Los mecanismos son:

  • la queja (“no te va a funcionar”), 
  • la no ilusión (“que va a ser…lo bueno dura poco”) y 
  • echar la culpa a otros (“Asi es la vida”, “lo que pasa es que mis viejos nunca se demostraron amor entonces yo soy apático”).  

Dicho esto….vuelvo con la narrativa

Este proceso de “Cerrar etapas” trae consigo el miedo a “¿qué vendrá?”, que se traduce a tener miedo a salir de la zona de confort y dificultad para avanzar a la consecución de objetivos a futuro.

Y…como dijo Martin Luther King Jrs “Un hombre no mide su altura en los momentos de confort, sino en los momentos de cambio y controversia”

Para ejemplificar, lo haré desde mi experiencia, pues, si estas aquí leyendo este post seguramente porque algo resuene en vos. Espero sea util. Y siempre animo a que cada uno viva su propia experiencia personal.

Te cuento…

El mayor hito que tengo en cuanto a “cerrar etapas” fue finalizar mi carrera universitaria. Obtuve un título universitario luego de 17 años de permanencia, insistencia, cabeza dura, la palabra que se les venga a la mente…

Mi carrera empezó con desarraigo, me fui de la ciudad donde vivía a 300km y empecé a convivir con 20 universitarios más, un padre ausente económicamente, y una madre incondicional en llamados telefónicos y comida casera. 

Comencé estudiando Contadora Pública y terminé siendo Marketinera, no dí con lo que realmente me gustaba de primera mano. Buscaba algo más humano. 

Si bien, sufrí mucho con hambre nutricional y emocional, tuve que empezar de cero en lo laboral en incontables oportunidades, murió mi mamá a mis 26 años, me centré a tener estabilidad económica, tener un buen trabajo y crecer en él…Son todas excusas que argumentan la realidad que terminar la Universidad me llevó muchísimos años! 

Inconscientemente, tenía temor a salir del status quo, miedo a ser una adulta y tomar las riendas de mi vida, pensaba “¿Qué va a ser de mi cuando terminé de estudiar?” “¿Que haré con mi tiempo libre si ya no voy mas a clases y no leo más libros de estudios?” 

Inconscientemente, también, me daba miedo enfrentar quién soy, dónde estoy y hacia dónde voy. 

Inconscientemente, me llevaba a “ser distinta” y “separarme de mi familia” porque ser profesional con título universitario en el clan familiar es inusual. Hay poquisimos, contados con los dedos de una mano.

Hoy miro para atrás y lo puedo ver. No digo que “estaba equivocada” porque no considero que haya errores en la vida. Todo es perfecto y debo ver el PARA QUÉ.

Sin embargo, si te puedo decir que cuando me recibí, además de sentir un gran alivio por sacarme la mochila enorme de “Tener el título y ser alguien en la vida” (esa era mi creencia), logré abrir millones de oportunidades nuevas. 

El secreto, el gran secreto, fue poner foco. Cuando puse la INTENCIÓN en graduarme, lo logré. Antes estaba haciendo supervivencia en un contexto poco favorable. 

También fue clave haber elegido el camino de la evolución personal para tomar las cosas que sucedían, no como una cagada y sufrir, sino como grandes aprendizajes. 

Si queres responder a la incógnita de “quién soy y donde voy” te presento una herramienta de autoconocimiento que se llama La Rueda de la Vida, aquí.

Por lo general, miramos lo que dejamos, el vaso medio vacío y la inseguridad del futuro. Y en realidad, son miedos infundados. Acá hago hincapié en la importancia  de soltar, dejar fluir, decir “hola” y dar la bienvenida a una nueva etapa. Porque es una manera de dar la bienvenida a un nuevo “YO”, es reinventarse o resignificarse. 

Te recomiendo que, cuando tu presente no avanza y el camino se torna en un sinsentido, sin alegría, es imprescindible que te revises. Seguramente es hora de dar la bienvenida a un talento olvidado, a un “futuro imposible”, un nuevo puente de risas, la adrenalina de estar vivos…Ese “Hola” en realidad lo que hace es recibir a nosotros mismo, a ese SER de luz, maravilloso, fuerte y alegre que hemos olvidado, y que aparece, cada vez que la “nada” se vuelve rey.

En definitiva, es una necesidad. Necesitamos cerrar etapas y confiar en un nuevo resurgir.

 

Confiá en vos. Tomá coraje y dejá que la vida te atrape, incluso cuando sea salvaje. Mojá tu cara de alegría indescriptible por sentir haberlo logrado, haber llegado a la meta. La vuelta de página es inesperada, pero la satisfacción es plena.

 

Te sugiero leas los conceptos de resiliencia y neuroplasticidad que mucho tienen que ver en todo este tema. 

 

Y si deseás soltar la comodidad😆, me hacés un comentario y me contás cómo te fué.

Un abrazo, Lau

 


 

Agradecimientos

A mi terapeuta Lic. Daniel Ruperez y mi maestra reikista Natalia Genara. Sin ellos, por aquellos años, no podría haber dejado de mirar el árbol, para ver el bosque.