Hoy en Argentina estamos haciendo consciente una ola de No es NO, bajo el lema #MeToo. A raíz de estos hechos anunciado a viva voz por diversas mujeres, me hace reflexionar y destapar un recuerdo que tenía borrado en mi consciencia, pero no así en mi inconsciente.

 

Tenía entre 4 y 7 años, no me acuerdo bien el orden cronológico….tampoco las circunstancias exactas…pero si me acuerdo las sensaciones…y las marcas que dejaron. Marcas en la memoria de mis células. Porque todas aquellas situaciones emocionales fuertes, vividas y ocultadas, se traducen en enfermedades a menos que las podemos reconocer y sanar. También,  juntar el coraje de hablar y liberarlas. 
Asimismo, todo lo que no sanamos, repetimos.

Aquí te cuento los hechos, con un poco de pudor, porque si, me sonroja las mejillas:

👉dos vecinas, 3 o 4 años más grandes que yo, cuando estábamos jugando me meten algo en el ano. No entendía nada…
👉un vecino, ya mayor, que yo solía visitar en su casilla rodante (no se muy bien porqué), un día me sienta en su falda, mi espalda en su pecho, me abre la bombacha y me empieza a tocar la vagina, mi clítoris…no entendía nada…
👉mi abuelo materno me estaba enseñando guitarra en el comedor de su casa, recuerdo que ya había tenido situaciones confusas que me generaban mucho miedo pero ese día fue literal. Esperó que mami y la abuela estén lejos para acercar su mano en mi vagina. Yo salí de ahí. Le conté a mi mamá, me entendió y no volvimos a ir a esa casa hasta que él murió. Para ella fue un dejavú, que nunca supe hasta que el cáncer de pulmón la mató a sus 50 años. El cáncer, en #DescodificaciónEmocional, significa “Herida profunda. Resentimiento que se arrastra. Alguien a quien carcome un dolor o un secreto profundo. Carga de odios. Creencia que todo es inútil.” Y si…mi mamá había sido violada por su papá cuando ella tenia 11 años. Cuando llegó del “paseo”, se lo contó a mi abuela, sangrando y llorando, y ésta no le creyó, la acusó y lo tapó.
Y como no sané, la vida me llevó por otros lugares….
Hombres masturbándose cuando yo pasaba en la vereda. Incontables manos en mi cola en un boliche o en un transporte público. Un vecino insistente sordo al NO. Mi primer novio con quien perdí la virginidad tenia una vida paralela con otra mujer. Un jefe me gritaba y denigraba delante de clientes y otros empleados. Y así miles de situaciones más…
 
Todos son hechos ¿incómodos?, ¿abusivos?, ¿desafortunados?, ¿difíciles?, pero son aprendizajes y todos hicieron SER quien hoy soy.
HOY, estoy feliz que, como muchas mujeres maravillosas, seamos protagonistas de un cambio. Mujeres guerreras, valiosas, diosas, empoderadas, libres, con amor propio y con la dignidad en alto.

Además, ESTOY FELIZ que:

  • haya construcción social más consciente.
  • seamos capaces de ver cuándo ciertos comportamientos ajenos no se ajustan a nuestros deseos y saber poner límites.
  • pongamos fin a la creencia patriarcal que el hombre es “el macho”, el proveedor, el poder… y la mujer sumisa, golpeada, tratada de loca, exagerada, dependiente, amenazada de muerte, asustada, triste, que cría hijos…
  • cada día, está más latente honrar la libertad de elegir.
  • podamos reconocer el PARA QUÉ sucede lo que sucede y abrir la oportunidad de trascender. Porque sana nuestro árbol genealógico, promueve nuestra evolución personal y la evolución de las generaciones futuras.

 

Gracias por leer, entender y respetarme!

⇒Aprovecho a compartir el video de Lucia Gil, una cantante española que realizó la canción #LoQueEsNuestro sobre éste tema, luego de esta entrada de blog. ¡Preciosa!

Por nuestra libertad de divertirnos, de vestir, de reunirnos y saber que no nos matarán.

Por las calladas, las que aún no tienen alas, y sobre todo, por las que ya no volarán.

Abrazo, Lau.