El mundo hoy está lleno de miedo e incertidumbre pero si, ésto…también pasará.

La vida es un proceso pedagógico lleno de aprendizajes. Si lo vemos sólo con el ojo del coronavirus y sus consecuencias, y toda la información que nos desinforma, parecería ser cruel, si. Pero te propongo tener una mirada más abierta. 

Es una oportunidad para crecer como humanidad.

Es momento de aprender, despertar, depurar, transformar, cambiar.

El cambio es una realidad permanente. A veces viene con incendios extraordinarios, con crisis económica, sociales o coyunturales, o con otros factores externos. Hoy es el coronavirus, un virus que se propagó de manera rápida y de forma global. 

¿Y a qué viene el coronavirus? 

A mi entender, hace visible lo que tenemos dentro (invisible). Tanto en nosotros como seres individuales, como en la sociedad misma. 

Si hay miedo, sacaremos un miedo exagerado (pánico). Con el odio, saldrá un odio extraordinario. Si hay luz, saldrá esperanza. Y así…

Por eso, es una oportunidad maravillosa de estar atentos a nosotros mismos.

Y saber que los miedos enferman más que cualquier enfermedad. El odio, el rencor, los resentimientos, la violencia. Es energía vibratoria negativa. 

Es un momento para cambiar esa energía que nos gobierna y nos hace daño. Por algo en Italia y China cantan para elevar socialmente la energía vibratoria positiva.

Asimismo, considero que no es casual que el mayor porcentaje de personas fallecidas por el coronavirus tienen enfermedades crónicas (y me solidarizo con todos sus familiares y amigos de todo corazón, mis condolencias).

Efectivamente, la medicina me dirá que, si, es posible porque éstas personas tienen un sistema inmunológico débil, pero ¿qué pasaría si lo vemos desde la mirada de la biodescodificación?

Desde el criterio de la biodescodificación, estamos convencidos que no existe el contagio. Que las enfermedades nos trae información de lo que necesitamos sanar emocionalmente, profundamente. Una sanación para volver a tener paz. Es decir, alguna mierda tenemos dentro y debemos sanar. El tema es que no la vemos si no se hace visible, y esa visibilidad, la otorga la enfermedad. 

¡Claro! la enfermedad nos pone a la vista lo que tenemos dentro.

Entonces, acaso, el coronavirus ¿viene a depurar lo que llevamos dentro?. ¿es un momento de depurar los sistemas en los cuales estamos inmersos como sociedad? ¿es un reflejo de lo que nosotros estamos haciendo al planeta? 

Yo quiero pensar que si. 

Que cada quien es correspondiente con lo que sucede. Que todo obedece a un orden Divino. 

Comparto con vos la nota de blog que explica un poco más el origen de ¿Por qué la Enfermedad es un Síntoma?

A nivel colectivo también es momento de depurar. Hay un status quo que nos hace esclavos.

La sociedad tenemos dependencia al sistema. Dependencias en:

  • el gobierno y el entusiasmo con el poder, 
  • la educación del siglo XIX, 
  • la alimentación industrial, 
  • la salud y los medicamentos, 
  • el empleo, el hacer  y la materialidad que despierta, 
  • las tradiciones arraigadas como “vos tener que estudiar, casarte y tener hijos”, 
  • el capitalismo y las compras masivas, 
  • los banqueros y las grandes corporaciones,
  • etc. 

Acaso ¿viene un cataclismo y nos preocupamos por comprar papel higiénico? En fin, dependencias que nos somete y nos quita libertad de movimiento.

Me encantó algo que leí. Que “no es casualidad que esto haya pasado justo al inicio de 2020, una cifra que tiene un significado similar a cuando un programa informático tiene una nueva versión actualizada (por ejemplo versión 2.0, o la red 4G). Propone hacer un reseteo forzado al sistema y una nueva versión.”

Que sea un cambio de paradigma con sabiduría. Un reseteo de consciencia para pasar a otro nivel. La tierra y el universo pide un cambio para nuestro bienestar.

Propongo a todos un espacio para:

  • agradecer la vida, 
  • mirar nuestro interior y elegir “cómo sentirnos”, 
  • volver a la paz, luz y felicidad que somos, 
  • amor en vez de odio, 
  • paz en vez de guerra biológica, 
  • tranquilizar en vez de colapsar, 
  • confiar en lo que la vida nos trae, 
  • sanar y crecer desde el corazón, 
  • desestructurar porque no tenemos el control, 
  • empoderarnos y aprender a gestionar nuestras emociones, 
  • foco en el autoconocimiento.

Todos somos uno. 

No al #coronavirus, si a la #concienciavirus.

Te dejo un video que realicé pensando en el momento “Cuando el Coronavirus pase” 

 

Gracias gracias gracias.

Un abrazo, Lau💕