¿Qué tipo de pareja te gustaría tener? ¿Podés reconocer cuándo una persona es tóxica? ¿Tu pareja está basada en amor o dependencia emocional? ¿Hay cierto miedo en vos de aceptar una vida en soledad? ¿Te encuentras atravesando un SIN Vivir o SIN Sentido en tu vida? 

Son algunas de las preguntas que introducen al tema de hoy.

No es lo mismo “necesitar amar a fin de sentirnos bien” que “elegir amar porque nos sentimos bien”.

De aquello que aportamos (lo que somos y nuestro potencial de mejora) y del tipo de relación que establezcamos (trabajo amoroso), serán los resultados de nuestra relación de pareja. 

Nuestra educación nos cargó con 3 emociones que debemos encontrar en la pareja, en una sola persona, en ese amor romántico que nos dibujaban las películas de Hollywood y los cuentos de hadas:

1.- deseo 

2.- atracción

3.- vínculo

¿No es eso demasiado para encontrar en una misma persona? ¿Qué te parece?

Además, una vocecita de lejos que nos dice “hasta que la muerte nos separe” o “Las parejas no les dura nada, algo debe tener..”. Idealizaciones, creencias, programaciones…que si “no cumplimos”, genera culpa, frustración y sufrimiento.

Tenemos que ser conscientes que nuestro camino es nuestro, que el camino de nuestra pareja es suyo, y que es maravilloso compartirlo y haber coincidido. Pero, puede que, nuestras líneas de ruta en alguno momento ya no sean las mismas, y debemos estar preparados para decir “adiós” cuando esto suceda.

Y ser conscientes además que, los viejos patrones de comportamiento de otras generaciones (nuestros padres, abuelos), es inválido para nosotros. Eso que vivían en un mismo techo, que aguantaban porque estaba mal visto separarse, tener hijos porque era lo que se daba, recibir maltratos o violencia de algún tipo, tener relaciones largas y duraderas por una apariencia social, sabiendo que las cosas no funcionan. Ya NO. 

Vale cuestionarnos qué de eso aplica a nosotros, qué deseamos para nuestra vida y saber que no es algo que está normalizado. Somos seres singulares y libres. 

Muchos conceptos han quedado obsoletos. Debemos honrar nuestra evolución personal.

¿Cómo nos damos cuenta si es amor o es una relación con vínculos de dependencia?

Para responder esta pregunta, hablaremos del amor y de una relación de pareja basada en el amor, y no basada en vínculos de dependencia emocional.

El amor no existe ni se encuentra mágicamente, sino que se construye a fuerza de amar, de ser más amables (más fáciles de amar) y de estar abiertos a la sorpresa que supone su descubrimiento. 

Amar es un arte y un acto de creación. Por esta razón, enamorarse es fácil e involuntario. Construir el amor es difícil y voluntario, como todo arte. Pide tiempo, dedicación, paciencia, disciplina, esfuerzo, comunicación, responsabilidad, cuidado y respeto al misterio del otro. 

No sabemos muy bien la razón por la cual nos enamoramos pero SI ES NECESARIO conocer el PARA QUÉ cultivar el arte del amor en la pareja.

Aquí, las 13 de la suerte, aquellas palabras que casualmente empiezan con C y hacen a una relación de pareja sana y valiosa, en la nota de Blog, Qué quiero en una relación de pareja

Una pareja NO ES una fusión de dos individualidades, SINO dos personas íntegras, diferenciadas y que se potencian mutuamente. 

Y, dentro del espacio de la pareja, hay un espacio para YO, hay un espacio para VOS, y hay un espacio para un PROYECTO en común. Y, ese «proyecto en conjunto» no debe confundirse con la idea de NOSOTROS, pues, NOSOTROS no piensa ni siente por sí mismo.

Aunque una pareja sea pareja, cada uno de sus componentes, debería pensar y sentir por sí misma.

Con el fin de ganar esa individualidad tan preciada que tenemos como seres humanos ❤️ , necesitamos conocer los «hasta aquí» de cada uno y luego, establecerlos amorosamente en un acuerdo personalizado de pareja. 

En resumen, somos responsables de la pareja que escogemos. 
Sólo partiendo de nuestra libertad interior, seremos capaces de dar un amor que libere y crear el vínculo que una, en lugar de cadenas que aprisionen. 
No se trata de «secuestrar» a la persona amada, apropiarse de ella o poseerla como un objeto, sino se trata de un amor donde pone alas y acompaña su vuelo, juntos, pero no atados. Donde hay sinergia y un “equipo” para el desarrollo personal, en conjunto. Sino, es posible cambiar de rumbo. 
Siempre, alguna persona especial atraeremos para seguir creciendo.

Referencias Bibliográfica

SOLER, Jaume y CONANGLA, Maria Mercé. Libro “JUNTOS PERO NO ATADOS”. de la TRILOGÍA “DE LA FAMILIA OBLIGADA A LA FAMILIA ESCOGIDA”. Editorial de Bolsillo